El lenguaje como lazo de sangre

de

El idioma español convoca, subyuga, entusiasma. Su uso está lleno de rendijas, recovecos, esquinas que develan un misterio y abren camino hacia misterios mayores. Algo de ello saben Darío Muñoz Proenza y Alex… Sigue leyendo