A propósito del Día Mundial del Agua

¿Por qué desperdiciar agua?

(Día Mundial del Agua, 22 de marzo de 2017)

1. El Día Mundial del Agua se celebra cada año el 22 de marzo. El tema para 2017 es ¿Por qué desperdiciar el agua? A nivel mundial, más del 80% de las aguas residuales generadas por la sociedad fluyen de nuevo al ecosistema sin ser tratadas o reutilizadas. 1.800 millones de personas utilizan agua contaminada con el riesgo de contraer cólera, disentería, fiebre tifoidea y poliomielitis. El agua contaminada y el mal saneamiento causan la muerte de 842.000 personas cada año. Hoy en día, hay más de 663 millones de personas que viven sin un suministro de agua segura. En este contexto, leeremos reflexivamente las siguientes observaciones:

Loado seas, mi Señor, por la hermana agua,

la cual es muy útil y humilde

y preciosa y casta.(Cántico del hermano sol por San Francisco de Asís)

El acceso al agua potable y segura es un derecho humano básico, fundamental y universal, porque determina la sobrevivencia de las personas, y por lo tanto es condición para el ejercicio de los demás derechos humanos. Este mundo tiene una grave deuda social con los pobres que no tienen acceso al agua potable, porque eso es negarles el derecho a la vida radicado en su dignidad inalienable.(Laudato Si Nº 30, Papa Francisco).

Garantizar la disponibilidad y la gestión sostenible y el saneamientodel agua (Objetivos de Desarrollo Sostenible Nº 6).

2. Oraremos con la Palabra:

Isaac se apartó de allí, acampó junto al torrente de Guerar y allí se estableció. Isaac volvió a cavar los pozos cavados en vida de su padre Abrahán, que los filisteos habían tapado después de morir Abrahán. Y los llamó con los mismos nombres que les había puesto su padre. Los criados de Isaac cavaron junto al torrente y dieron con un manantial. Los pastores de Guerar riñeron con los pastores de Isaac, reclamando la propiedad del agua. Y llamó al pozo Esec porque lo habían desafiado. Cavaron otro pozo y también riñeron por él, y lo llamó Sitna. Se apartó de allí y cavó otro pozo, y por éste no riñeron. Y lo llamó Rehobot diciendo: —El Señor nos ha dado su espacio para crecer en el país (Gen 26,17-22).

Reflexión:

El agua es la sangre del planeta, así como la economía. El agua es uno de los símbolos de la generosidad y bendición de Dios, de la sanación y de la liberación. Hoy el agua se ha convertido en una mercancía rara y, retomandoel salmo 24, se puede decir que anhelamos como un ciervo sediento. Cuando Dios quiso hablar de justicia, dijo: “que corra como el agua el derecho y la justicia como arroyo inagotable.” (Amós 5,24). Hoy vivimos en un contexto en el que la lluvia es irregular, los río no fluyen y las corrientes de agua se están secando. La demanda de agua, elemento que da vida, es cada vez mayor. El modo de producción, el patrón de consumo y los estilos de vida han hecho del agua la manzana de la discordia. El agua se utiliza en la búsqueda desmedida para beneficio de unos pocos. Por esto debemos reflexionar sobre la “economía del agua”. Tenemos que ahorrar agua, reciclarla y reusarla. Como la mujer samaritana, debemos unirnos a la humanidad que pide: “Señor, dame de esa agua, para que no tenga sed” (cf Jn 4, 13-15).

3. Oramos: (después de cada intención oraremos unos segundos en silencio).

  • Oramos por las mujeres y los niños que pasan horas cada día caminando para recoger el agua.
  • Oramos por las 842.000 personas que mueren cada año debido al agua contaminada y la falta de saneamiento e higiene.
  • Oramos para que no contaminemos las fuentes de agua evitando cosas como botellas plásticas de agua.
  • Oramos por la generosidad al compartir agua con los necesitados.

¿Qué haremos para ahorrar agua ?

  • Economizaremos el uso del agua mientras nos bañamos, afeitamos, cepillamos y lavamos la cara, manteniendo el flujo de agua cerrado cuando no se necesita.
  • Evitaremos limpiar el inodoro innecesariamente.
  • Utilizaremos las lavadoras solo cuando estén completamente cargadas.
  • Repararemos los grifos que estén goteando.
  • Lavaremos los platos en agua contenida en lavabos (lavabos separados para mantener el agua de jabón y agua limpia para enjuagar) en lugar de dejar correr el agua.
  • Instalaremos sistemas de purificación de agua solo cuando sea necesario.
  • Regaremos el jardín solo cuando sea necesario y lo haremos en horas de la mañana, cuando la velocidad del viento es lenta y así reducir la evaporación.
  • Instalaremos el riego por goteo siempre que sea posible.
  • Evitaremos fertilizar excesivamente el jardín, dado que los fertilizantes aumentan la necesidad de agua.
  • Plantaremos plantas endémicas y / o tolerantes a la sequía, cubiertas de suelo, arbustos y árboles.
  • Fomentaremos la ética de la conservación del agua entre niños y adultos.
  • Apoyaremos proyectos que reciclan el agua usada.

4. Oración final:Dios misericordioso, pedimos tu guía para ser buenos administradores del agua; envía tu Espíritu para traer la reconciliación donde el agua se ha convertido en fuente de conflictos y guerras. Ten piedad de los que están enfermos debido a al escaso acceso al agua potable. Todo esto te lo pedimos por medio de Cristo nuestro Señor. Amén.

(S. Vincent Anesthasiar,CMF)

Secretariat for JPIC , E mail: jpiccmf@cmfgen.org

Curia Generalizia, 00197 Roma.

Colaboración del Hno Manolo Pliego

Anuncios