Dos Luises, un sueño común

Por segundo mes consecutivo, las artes plásticas protagonizaron El Patio de los Sueños, del Centro Cultural Claret.

Esta vez, por partida doble. Dos Luis Joaquín Rodríguez; uno de segundo apellido Arias, padre; el otro, Ricardo por parte de la madre, y para más detalles, de seudónimo Luis El Estudiante. Padre e hijo. Ambos pintores naif (o “ingenuos”, como sería la traducción exacta que poco dice del verdadero arte que encierra este “género” dentro de la pintura.). Ambos residentes en Mella, a unos sesenta y dos kilómetros de la ciudad.

Con ellos conversó José Orpí, el anfitrión de este espacio que nos invita a soñar nuestras realidades. Los significados del arte naif en sus vidas personales; la labor de Luis El Estudiante frente al grupo Bayate; del recién finalizado III Salón de Arte Naif Ruperto Jay Matamoros; y los retos de este arte en medio de un mercado caracterizado por la comercialización y el academicismo; fueron algunos de los temas que abordaron los “Luises”, en su intercambio con Orpí.

De izquierda a derecha Luis El Estudiante, Luis Rodríguez Arias y José Orpí

La tarde, dio inicio con una lectura de un texto incluido en el libro La Virgen que vino del mar, compilación del poeta León Estrada, de poemas dedicados a la Virgen de la Caridad del Cobre. Luego, siguió la encantadora voz de Giselle Lage, joven pianista y cantante, colaborad0ra del Centro Claret.

Después, entre pausas en la conversación, se disfrutó de las ya habituales historias de la narradora oral Georgina Soler; y también por segundo mes consecutivo, llegó la lozanía del joven declamador Elio Salas, que una vez, y a petición del público, rindió homenaje al Acuarelista de la poesía antillana, Luis Carbonell, al declamar su emblemático “El niño Valdé”.

Giselle Lage en El Patio de los Sueños

Todavía hubo tiempo para dos canciones más en la sentida interpretación de Giselle Lage; una de las anécdotas simpáticas que Orpí siempre comparte con todos; la sección de dedicada al conocimiento de la Biblia, que en esta ocasión incluyó una competencia de búsqueda en el libro sagrado y el intercambio de los presentes con los invitados, a quienes preguntaron sobre qué se definía como arte naif, y los proyectos con la recién inaugurado galería-estudio de este proyecto del Grupo Bayate en nuestra ciudad.

Fue una tarde, esta del martes 19 de diciembre, en la que además se contó con la presencia, en el público, de René Silveira, destacado fotógrafo santiaguero, y de Antonio Fernández Seoane, crítico de arte y Presidente del Jurado del XVIII Salón [Nacional] de Arte Religioso, que se premiará este 21 de diciembre.

Casi en los finales, Mirtha Clavería hizo un recorrido por la trayectoria que vincula a Luis Rodríguez Arias y Luis El Estudiante, con el Centro Claret, específicamente, con los salones de Navidad y de Arte Religioso, en los cuales ambos han sido asiduos participantes y premiados.

Obras como “En días de Pascuas” y “Porque yo soy la luz” (ambos del padre), “La Virgen de todos” y “El arca” (de Luis El Estudiante),entre otras, forman parte hoy del fondo de la galería San Antonio María Claret y del Taller de Diseño Gráfico San José.

Mirtha agradeció a ambos y en extensión al Grupo Bayate, por su apoyo incondicional al Centro Claret y los Salones de Arte Religioso; y Luis El Estudiante agradeció a su vez al Centro, por haber contribuido a realzar las artes plásticas en Santiago de Cuba.

Anuncios