Yunier Riquenes frente al Tiempo

El misterio del tiempo. Tiempo para compartir con la familia, con aquellos que uno quiere; tiempo también para trabajar, para idear, para crear. Ese misterio, de los tantos que Yunier Riquenes confiesa le gusta que existan, parece ser el que lo acompaña siempre.

De ello bien sabe El patio de los sueños, que durante meses intentó tenerlo como su invitado y solo el tiempo, esta vez la falta de tiempo por tantos compromisos de trabajo, conspiró para que no fuera hasta este mes de noviembre que el público asistente a este espacio del Centro Cultural y de Animación Misionera San Antonio María Claret, pudiera acercarse a la vida y obra de uno de los más relevantes intelectuales jóvenes de nuestro tiempo.

Autor de una obra extensa que ya sobrepasa la treintena de libros, incluidas novelas, cuentos infantiles, poesía, investigación y periodismo; Yunier Riquenes García (Jiguaní, 1982) sobresale en el panorama literario cubano no solo por su creación artística, sino también, por el trabajo que junto a Naskicet Domínguez, y un amplio grupo de colaboradores, llevan a cabo en pos de la promoción de la literatura cubana desde el proyecto Claustrofobias.

Luego, todo lo que genera Claustrofobias marcó buena parte de la conversación. Del trabajo con los niños (a través de los curso de Escritura Creativa), de los espacios en radio, televisión y redes sociales. Y de los retos que este proyecto genera no solo a sus creadores y a los escritores, sino a toda la sociedad cubana actual.

Yunier habla con la claridad y la convicción que soportan los hechos; de quien se ha labrado su propio camino, desde ese Granizo natal, hasta cada rincón del mundo que cabe en Cuba, internet por medio. Habla desde su obra literaria, desde su apuesta por la cultura cubana, y habla desde los sacrificios que cumplir los sueños impone.

Yunier es un hombre acción. Por eso el tiempo será un misterio que lo acompañe; un misterio al que parece burlar con una ubicuidad de novela fantástica. Desde sus libros (hay tres en edición y otros tantos inéditos), desde la radio, desde la web, o incluso, desde la Feria del Libro de China. Y esta vez, también, desde el patio del Centro Cultural y de Animación Misionera San Antonio María Claret, a cuya Biblioteca tuvo a bien donar, una muestra de su producción artística, como emotivo cierre de la más reciente edición de El patio de los sueños.