Rostros de una ciudad que «sana y salva»

Con un llamado a que «las miren con amor, la única fuerza capaz de cambiar al mundo», la fotógrafa matancera Belice Blanco invitó a visitar su exposición fotográfica personal Evas y Adanes, inaugurada este jueves 7 de marzo, en la galería del Centro Cultural y de Animación Misionera San Antonio María Claret.

Belice agradeció al Centro por la oportunidad de exponer su obra y hacer realidad un sueño; y a Dios por obrar en ella y traerla a esta ciudad que «me sana y me salva».

Según la MSc. Luisa María Moreira, curadora de la exposición, con esta muestra Belice se incluye en una larga tradición de la fotografía en Santiago de Cuba, ciudad que «se ha convertido en un catálogo insospechado de rostros y actitudes de los protagonistas que en arduo peregrinar encontramos en el día a día».

Vista de la galería con la expo Evas y Adanes. Foto: Mirtha Clavería

Y decenas de esos «protagonistas» ofrecen un close up de una ciudad que Belice redescubre desde el lente de su cámara, para ofrecer una muestrario singular de un “paraíso” citadino y contemporáneo.

Evas y Adanes, permanecerá expuesta hasta el venidero 7 de abril.

 

Palabras al catálogo

Estos son rostros para mirar de frente. Durante mucho tiempo ya le hemos dado el perfil y hasta la espalda. Los hemos convertido en paisaje: el asfalto hiriente del mediodía, la sombra de la ciudad vertical, escombros, bullicio, burla. Durante mucho tiempo ya, hemos jugado a ser Dios en esta ilusión de paraíso.

Estos rostros no miran a la cámara. Nos miran a ti, a mí, a todos. Nos miran sin animosidad. Benevolentes, extrovertidos, afables, inquisidores nos miran. Como si el plano se hubiera invertido y fuéramos nosotros los expuestos.

¿Y acaso no es así? ¿No habrá de revisarse el alma quien no se conmueva ante estos Adanes y Evas? ¿No habrá que preguntarnos qué clase de personas hemos sido hasta hoy?

Desde la Atenas de Cuba llega Belice Blanco Garcés. Llega, con su sensibilidad incólume, a devolvernos nuestra ciudad. La contempla a través del lente y nos la retorna espejo. Nos obliga a observar.

Y es como si la vida comenzara de nuevo. Como si (re)naciéramos de estos Adanes y Evas, más compasivos, más comprometidos, más humanos.

 

Noel Pérez García

Santiago de Cuba, febrero 26, 2019

Anuncios